Lebneniyet: Tiempos continuos
September 25, 2013
Lebneniyet: Genialidad libanesa (I): Más allá del Hi, kifak, ça va?
October 13, 2013

La gramática árabe según el punto de vista (I)

El estudiante de árabe tiene que enfrentarse una y otra vez con comportamientos gramaticales desconcertantes: que si tres casos, que si los plurales de cosas concuerdan en femenino, que si el número es del 3 al 10 lo de después va de una manera y si es del 11 al 99 va de otra… Normalmente uno los tacha de ilógicos y se resigna a aprenderse la regla de memoria.

Sin embargo, la gramática de la lengua tiene sentido en sí misma, los fenómenos gramaticales son así y punto, y nosostros tenemos que limitarnos a describirlos. Sin embargo, la manera con que decidimos describirlos puede cambiar nuestra comprensión de estos fenómenos, aclararlos o enturbiarlos.

Normalmente en España describimos la gramática árabe ajustándola a un sistema que podríamos llamar “occidental” (ruego a filólogos y lingüistas que afinen el término, que yo no soy experto), encajonándola en conceptos como “acusativo”, “genitivo”, “conjugación”, “sujeto”, etc. Sin embargo, tradicionalmente los árabes han descrito su gramática usando un sistema bastante diferente y que pocas veces se enseña aquí. Se trata del علم النحو.

La gramática árabe explicada según el modelo árabe (llamémosla, para entendernos, la “gramática árabe árabe”) nos puede aclarar reglas a priori absurdas, como veremos ahora, y otras tantas veces nos va a dejar más estupefactos que al principio, como veremos más adelante. Os lo ilustraremos con un ejemplo.

La concordancia entre verbo y sujeto

Es bien sabido que, si una oración comienza con un verbo, el sujeto concuerda en género pero no en número. En cambio, si se empieza la oración con el sujeto, el verbo que le sigue concuerda tanto en género como en número. Así, decimos “ذهب الاولاد الى المدرسة”, pero “الأولاد ذهبوا إلى المدرسة “. El que estudia esta regla con la mentalidad de “sujeto y verbo” está condenado a aprenderla de memoria como un capricho de la lengua. Sin embargo, la gramática árabe árabe, nos ilumina sobre la lógica de este fenómeno basándose en dos reglas básicas:

  • Solo las oraciones verbales (الجمل الفعلية) tienen sujeto (فاعل).
  • Un verbo no admite dos sujetos.

De este modo, la oración ذهب الأولاد إلى المدرسة es verbal (جملة فعلية), y el sujeto (فاعل) del verbo (فعل) es أولاد. En cambio, la oración الأولاد ذهبوا إلى المدرسة es nominal (جملة اسمية), y como nos justifica la gramática árabe árabe, الأولاد no es el sujeto del verbo, sino lo que podríamos llamar el sujeto de la oración (المبتدأ), y ذهبوا es lo que podríamos llamar el predicado de la oración (الخبر), formado a su vez por una oración verbal, con su verbo (فعل) y su sujeto (فاعل).

¿Aún no está claro? Normal, porque falta un dato revelador: en la oración verbal ذهبوا, en realidad el فعل es  solo ذهب, ¡y su فاعل es la وا!* ¡Guau! ¿Cómo se explica eso? Fácil, aunque no evidente: estrictamente hablando, para la gramática árabe árabe no existe una “conjugación” como tal para los verbos en الماضي, sino que al verbo se le añaden pronombres u otros sufijos. ¿Y qué clase de pronombre ese esa و? Un pronombre pegado (متصل) en nominativo (مرفوع).

Según sabemos, hay dos tipos de pronombres, los separados (منفصل) y los unidos (متصل), y tres casos para los nombres (رفع، نصب و جر). Si cruzamos esos datos, para cada pronombre hay 6 formas (en realidad 5, porque no existe el  ضمير منفصل للجر)**. Veamos las de tercera persona de plural masculino:

للرفع للنصب للجر
منفصل هم إياهم
متصل و ـهم ـهم

Así, al decir ذهبتَ، ذهبتُ، ذثبتِ، ذهبتم، ذهبتن، ذهبوا، ذهبن، ذهبا، ذهبتما وذهبنا, en realidad estamos diciendo en una misma palabra su verbo y su sujeto, por eso podemos decir “النساء ذهبن” pero no “ذهبن النساء”. En el segundo ejemplo se estarían encontrando dos sujetos, y eso está prohibido. Por cierto, la ت de tercera persona femenina de singular (ذهبت البنت) no es pronombre, sino marca de femenino, por eso se admiten tanto ذهبت البنت como البنت ذهبت.

Como vemos, un fenómeno aparentemente ilógico encuentra su explicación dependiendo del sistema que se utilice para describir la gramática de la lengua. La gramática árabe árabe puede explicar otros muchos fenómenos “raros” de forma sorprendentemente simple y satisfactoria. ¿Significa eso que hay que descartar los sistemas gramaticales de inspiración europea y abrazar la gramática árabe clásica? Yo no iría tan lejos, pues, como veremos en el próximo post, la gramática árabe árabe tiene una capacidad para rizar tres veces el rizo

—————————————

* Nota para puristas y tiquismiquis: El pronombre propiamente dicho es و, la ا es un añadido gráfico.

**Otra nota para puristas y tiquismiquis: Técnicamente un pronombre no tiene caso (no es ni مرفوع ni منصوب ni مجرور), pues los pronombres no admiten caso, sino que son palabras “construídas” (مبنية) que están en el lugar que le correspondería al nombre que sustituyen (في محل رفق، في محل نصب أو في محل جر).

 

6 Comments

  1. […] Hace unas semanas nos preguntábamos cuál era la mejor manera de aprehender la gramática árabe, si siguiendo una descripción “a la europea” o siguiendo una descripción “a la árabe”. A priori, pese a que una descripción a la europea nos vaya a resultar más directa y digerible, lograremos un conocimiento más profundo de la lengua si la estudiamos tal y como la han concebido desde hace siglos sus propios hablantes. Sin embargo, no es esa una tarea fácil, ya que la que llamamos “gramática árabe árabe” puede ser desquiciantemente enrevesada. […]

  2. Abu Ilyás says:

    Pero, a fin de cuentas, ¿no es lo mismo? La “gramática árabe árabe” no hace más que analizar el funcionamiento de la conjugación, por el que un lexema o raíz verbal se combina con distintos morfemas o desinencias personales. De hecho se habla de إسناد الفعل إلى الضمير. También en español cuando digo “fuimos” estoy enunciando un verbo e, implícitamente, su sujeto (nosotros). La cuestión es que los gramáticos árabes interpretan: 1) que todo verbo, con independencia de su posición en la oración, debe regir a un nominativo que le sigue; y 2) que un verbo no puede regir simultáneamente a un sustantivo y a un pronombre del que sea referente. No obstante habían de enfrentarse al célebre أكلوني البراغيث y para ello desarrollaron la teoría de que la واو en este caso, p. ej., no era el pronombre que parece, sino sólo una marca de número (cf. Aryeh Levin, Arabic Linguistic Thought and Dialectology, JSAI, 1998, pássim).

    • Aram says:

      El problema lo crean los manuales que han venido enseñando con terminología española e intentando encajar el funcionamiento del árabe en los esquemas de la gramática española.
      Por eso yo vengo diciendo desde hace muchísimos años que hay que aprender la terminología árabe en árabe.
      Si te dicen que اسم الفاعل = Participio Activo te están induciendo a error y el alumno español intentará darle los usos del Part. Act. español y, además,nunca se le ocurrirá usarlo en lugar de المضارع المرفوع por ejemplo.
      No es lo mismo en absoluto.
      Una Oración Nominal española es la que tiene Sujeto, Verbo Copulativo y Atributo pero الجملة الاسمية es la que comienza por un nombre.
      No es lo mismo en absoluto.
      Así que el alumno debería:
      – aprender el concepto gramatical árabe
      – llamarlo por su nombre
      – y conocer sus usos idiosincrásicos en la lengua árabe.

      Para todo ello suele ser de utilidad el aprendizaje de la gramática de manera implícita en el uso de la lengua y no a través de la memorización de las distintas reglas elaboradas por los autores de los distintos manuales.

    • Tony Galán says:

      Claro que es lo mismo, el fenómeno lingüístico es el que es, lo que cambia es la manera de explicarlo: para la tradición gramatical árabe, el verbo en الماضي es مبني y se le pega el pronombre, mientras que para la gramática “europea” es un verbo que se conjuga. La principal diferencia, y es lo que me parece curioso, es lo diferente del punto de vista de ambas teorías, sobre todo respecto a la regla de que “si el verbo va delante del sujeto, concuerda en género y no en número”. A fin de cuentas, como dices tú, es lo mismo, pero cambia la perspectiva.

      Respecto al أكلوني البراغيث (por cierto, ميخائيل نعيمة tiene un relato muy bueno con el mismo título) no estoy muy puesto, pero, ¿no se trata de un uso del que apenas existen registros más allá de ciertas zonas beduínas siglos ha? Al menos así me lo contaron a mí, que se habla de una “لغة “أكلوني البراغيث, que es la que usaban aquellos beduinos, y que en algunos usos no se correspondería con la gramática árabe estándar.

      Por último, perdona la tardanza en contestar, no había visto el mensaje :S

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *