Su madre es una perra
March 5, 2012
Nociones de caligrafía árabe (I): Introducción
April 17, 2012

Los mejores diccionarios de árabe online

[Editado el 26/04/2012: Añadido el interesante diccionario árabe-español Al-Qatra]

[Última edición el 23/01/2013: Añadido el Hans-Wehr Dictionary of Modern Written Arabic]

Todos los que estudiamos y traducimos árabe las pasamos canutas para entender según qué textos y encontrar según qué palabras. Sí, existen el Cortés y el Corriente (que recomiendo con fervor), pero las búsquedas son lentas, no aparecen las palabras más novedosas y no son lo más cómodo de transportar si quieres trabajar fuera de casa. Por otro lado los recursos online son escasos y no siempre completos o fáciles de manejar.

Sin embargo hay diccionarios online muy buenos, muy completos y muy actualizados que ya me han salvado las nalgas más de una vez. A continuación voy a compartir con vosotros los que más utilizo.

La única pega es que son en inglés. Aunque en España tenemos lexicógrafos y diccionarios de tremenda calidad, generales y especializados (v.g. el diccionario de términos jurídicos de Manuel Feria, el diccionario de islam e islamismo de Luz Gómez, el diccionario de derecho islámico de Felipe Maíllo…) aún nos falta “modernizarnos” y dar el salto a la web, con servicios gratuitos y, ¿por qué no? colaborativos.

Estos son los diccionarios online que más utilizo:

Para una consulta rápida

Para consultas rápidas Almaany es el rey. Funciona en los dos sentidos, árabe-inglés e inglés-árabe, y es alucinante la cantidad de lemas que recoge y la abrumadora cantidad de equivalentes que propone en cada entrada. Metes un término en árabe y no solo obtienes equivalentes en inglés para todas las vocalizaciones posibles, sino que bajo esa lista aparece otra con cantidad de colocaciones posibles en campos tan dispares como política, medicina, química…

Por ejemplo, si aparece en un texto لوحة المفاتيح quizá sepas que لوحة significa “cuadro” o “tabla” y que مفاتيح significa “llaves”, pero no terminarás de entender qué sentido tiene una tabla de llaves… hasta que buscas en Almaany لوحة , o mejor aún la expresión completa لوحة المفاتيح  y descubres que se refiere a un teclado de ordenador.

No solo es rápido y completo, sino que cuenta con otras funcionalidades que lo hacen imprescindible. La más importante en mi opinión es que la navegación está adaptada a dispositivos móviles, por lo que es comodísimo conectarse en cualquier lugar y buscar cómodamente esa palabra con la que te estás comiendo la cabeza. Aún no ha desarrollado una aplicación, pero me imagino que no tardará.

También cuenta con una sección en la que puedes descargarte todo tipo de glosarios y diccionarios en .pdf: de economía, biología, medicina, derecho…

Por último, ofrece otro tipo de herramientas que pueden resultar útiles: consulta de origen y significado de nombres propios, diccionario de palabras que aparecen en el Corán (dónde aparecen y con qué sentido), sinónimos y antónimos y una sección de preguntas y respuestas. También tiene diccionarios a otros idiomas (francés, portugués y español), aunque el de español es bastante chusta.

Sin embargo, nadie es perfecto, y ciertamente Almaany es muy mejorable. En mi opinión tiene tres grandes defectos: Primero, no da resultados si introduces un plural fracto/irregular (gravísimo, pues la gran mayoría de plurales en árabe son fractos y no es en absoluto extraño encontrar palabras en plural). Segundo, no ofrece notas de uso (qué preposición rige con cada verbo, cuales son transitivos, intransitivos o doblemente transitivos…). Tercero: no permite búsqueda por raíces, que es una de las maneras más efectivas de enriquecer vocabulario, conocer el origen de ciertas palabras y entender mejor el funcionamiento del árabe, además de encontrar asociaciones sorprendentes.

De cualquier manera es de lo mejor que puede encontrarse en internet hoy en día. Si aún así no te he logrado convencer o le tienes tirria a Almaany hay otras dos páginas que suelo usar cuando no encuentro la palabra que busco o quiero profundizar un poco más. La primera es el archiconocido Wordreference, que tiene una versión inglés-árabe. Su principal ventaja es que ofrece ejemplos, y como sabéis ver la palabra en su contexto ayuda a delimitar mejor su significado y observar su uso. Lo malo es que de momento solo permite búsquedas inglés-árabe (las consultas árabe-inglés te dirigen a las entradas inglesas en las que aparece el término buscado), pero no es un problema grave. Otro que puede venir bien tener a mano es el de Sakhr, disponible en inglés, turco, francés y alemán.

Por último añado la interesante propuesta de la Universidad de Murcia. Se trata del diccionario Al-Qatra, dirigido a estudiantes. Es la honrosa excepción de los diccionarios que he mencionado hasta ahora: devuelve resultados cuando buscas un plural fracto, en ocasiones ofrece ejemplos, señala las preposiciones que rigen con ciertos verbos, da notas sobre el uso, incluye “desviaciones” de la norma y puedes escuchar como suenan la mayoría de los lemas. Lo más importante: es en español y permite búsquedas en ambas direcciones. A día de hoy cuenta con apenas unas 3.000 entradas, pero se encuentra en constante crecimiento. Tanto es así que no me extrañaría que de aquí a unos años se convirtiera en el diccionario online árabe-español de referencia.

Sinónimos, antónimos, rimas y plurales

Un diccionario curioso y útil es Alradif. Tiene una interfaz muy sencilla: un cuadro de búsqueda y al lado un desplegable donde eliges el tipo de búsqueda que quieres. Puedes buscar مترادفات (sinónimos), اضداد (antónimos), قوافي (rimas) y جموع التكسير (plurales fractos). No os voy a mentir, aún le queda mucho para ser completo e imprescindible, pero aún así es útil, sobre todo la herramienta de plurales, que arroja resultados si introduces tanto el plural como el singular. Por cierto, si buscas rimas no introduzcas la palabra completa, pues solo busca sonidos finales. Es decir, si quieres una palabra que rime con حبيب no pongas la palabra tal cual, pon يب y saldran las palabras que terminen por esas dos letras.

Para una búsqueda exhaustiva y enriquecedora

La pena de estos diccionarios es que te dan el pez pero no te enseñan a pescar. Es decir, te solucionan problemas puntuales pero no te invitan a profundizar y aprender más. Y quien estudia árabe sabe que es una lengua bien profunda.

Una de las cosas más preciosas de esta lengua es la división de su léxico por raíces. Tres letras en un orden determinado (la raíz) trasportan una idea, que según en el molde (esquema) en el que las metas transmiten diferentes significados.

Es una delicia, cuando se tiene tiempo, detenerse en cada palabra buscada, indagar su raíz, tratar de ver las relaciones entre la carga semántica de la raíz y la del esquema y averiguar por qué su combinación ha traído ese significado en concreto. De esta manera se aprende mucho más, se descubren relaciones inesperadas y se consigue querer cada vez más a esta lengua tan rarita. O a lo mejor el rarito soy yo.

Si usáis el Cortés o el Corriente sabéis a lo que me refiero. El problema es que no pueden consultarse en un ordenador (de momento y que yo sepa). Sin embargo, hay otra obra, monumental y accesible en internet, que si sabéis inglés os va a dejar con el culo torcido.

Edward William Lane era un inglés que iba a estudiar mates pero entre unas cosas y otras empezó a estudiar árabe, le flipó y se fue a vivir a Egipto (empujado también por su débil salud), donde escribió numerosas e importantes obras sobre Egipto y la lengua árabe. De entre ellas la que nos interesa aquí, un diccionario árabe-inglés descomunal.

He de admitir que es más coñazo utilizarlo que utilizar cualquiera de los anteriores, principalmente porque está en .pdf, las búsquedas no son instantáneas y utiliza bastantes siglas con las que hay que familiarizarse, pero una vez que te adaptas… no puedes parar de aprender.

En cada raíz despliega largas explicaciones sobre sus significados, sus usos, en qué autoridades se apoya, ejemplos de uso, citas literarias… Una cantidad de información abrumadora y exhaustiva, un mar de conocimientos. A pesar de que se editó por primera vez en el siglo XIX (equis-palito-equis) sigue siendo muy valioso para el estudiante de árabe. Por supuesto no encontraréis لوحة المفاتيح, pero si lo utilizáis con mimo os maravillará la cantidad de conceptos que la raíz ل-و-ح ha parido y lo del teclado se quedará en una mera anécdota.

Podéis descargaros los 8 tomos directamente en pdf aquí, en .djvu aquí, aunque lo más versatil es esta página, que permite navegar en el diccionario a través de los encabezamientos de cada página.

225px-Hans_Wehr_Arabic_dictionary_cover

El celebérrimo diccionario de Hans Wehr también está online. En esta página podéis consultar el que probablemente sea el diccionario árabe-inglés más utilizado en el mundo. Lo maravilloso es que un alma generosa ha diseñado una interfaz en la que es posible acudir directamente a la raíz, ahorrando un tiempo precioso que no se pierde rastreando de página en página. Basta con pulsar la tecla f, se abre un cuadro de búsqueda en el que se introducen las tres radicales, y el programa te lleva automáticamente a la primera página en la que esa raíz aparece. A continuación puede saltarse a las páginas contiguas pulsando en las flechas que hay tanto encima como debajo de la página que muestra. Altamente recomendable.

 

Eso es todo, espero haberos abierto nuevas posibilidades. Si conocéis otros diccionarios o recursos web no dudéis en compartirlos con nosotros en los comentarios, sean en español, inglés u otras lenguas. Si eres socio accionista de Almaany y quieres agradecerme la publicidad, puedes contactar conmigo por mail y te indico dónde enviar el talón.

¡Un besazo y hasta pronto!

17 Comments

  1. karim says:

    Un post breve y conciso, de gran importancia para dar cuenta del estado de los diccionarios árabe español, mucho se aprecia el tono entusiasta que contrasta con el estado de la lexicografía árabe-española. Ojalá se atendieran estas observaciones de los usuarios de los diccionarios así se evolucionaría mucha más y más rápido. invitamos a que se lleven a cabo encuestas que recojan los datos empíricos de los usuarios (google forms, p. ej.). Pues sí, Tony, mientras tanto sigamos soñando con diccionarios online colaborativos, que se vayan haciendo por varias personas de por ahí alrededor del mundo.

    • Tony Galán says:

      ¿Un wikidiccionario de árabe? ¿En el que los usuarios aportaran definiciones, traducciones y ejemplos? ¿En el que se especificaran usos dialectales y registros lingüísticos? Ah, qué bello es soñar… 🙂

  2. karim says:

    Hola, soy karim, Excelente post de excelente blog, como de costumbre. Muy interesante las percepciones de los usuarios de los diccionarios. Habrá que animar a hacer trabajos empíricos de investigación de campo, entrevistas y encuestas, para los usuarios, estudiantes del árabe en este caso, así se puede ‘pilotar’ y tener el feedback y por tanto mejor tino. Tony, se agradece tu tono esperanzador e entusiasta, pero la verdad es que siempre tenemos que pasar por el inglés antes de llegar al español. El panorama de la lexicografía ár-esp y esp-ár se ve grisicillo. El corpus http://arabicorpus.byu.edu/index.php, si bien un tanto rudimentario comparao con otros corpus de lenguas occidentales, podemos decir que no está nada más, le faltarían más textos y afinar más en los criterios de búsqueda, pero está bien. Gracias de nuevo por compartir tus hazañas con los diccionarios.

    • Tony Galán says:

      ¡Hola, Karim! Encantado de leerte por aquí.

      La verdad es que no he tenido mucha necesidad de usar corpus en árabe, pero las veces que he recurrido al Arabic Corpus que mencionas me he visto en dificultades para encontrar lo que quiero. Tienes razón, los criterios de búsqueda son pobres y el corpus, aunque representativo, no es abundante. Nada que ver con el corpus COCA (http://corpus.byu.edu/coca/) o el corpus del español (http://www.corpusdelespanol.org/)…

      Coincido contigo también en que la búsqueda lexicográfica en árabe se hace mucho menos productiva si no sabes inglés o francés (o si no sabes árabe bien), pero me consuela saber que tenemos un Cortés maravilloso. Ahora, online, ni papas.

      Un abrazo y gracias por participar

  3. Manuel says:

    Hola amigos. Soy Manuel Feria. Gracias por citarme. Llevas toda la razón, nos falta dar el salto a la web. Y nos faltan más cosas, no solo eso (por ejemplo, todo lo avanzado en terminología en el siglo XX). En mi caso el problema es que empecé a elaborar mi propio diccionario en fichas de papel, de ahí pasé a un programa con macros para escribir en árabe en mi primer 386, después bla bla bla, y en cada cambio perdía trabajo y, por supuesto, no seguía un método estable y coherente que ahora permita pasar fácilmente a la web. Ojalá. Pero estoy intentando mejorar, os lo aseguro. Pero por favor, no os creais lo que dice mi diccionario, ni lo que dice ninguno.
    Ánimo con el blog: buenísima idea.

    • Tony Galán says:

      ¡Hola, Manuel! Es una alegría leerte aquí.

      No te quites méritos, es un diccionario sumamente útil, por mucho que se haya perdido por el camino. Es lo lógico, no creo que estuvieras pensando en la web cuando empezaste a recopilar fichas… En cualquier caso, ahora lo único que necesitas es un becario, los hay que por unos créditos teclean que da gusto.

      Fuera de bromas, que sea un diccionario “analógico” no le resta importancia: es básico para la traducción jurídica. A mí me a venido muy bien. Ahora bien, si así lo deseas a partir de ahora no lo creeré a pies juntillas. Pero me voy a seguir fiando de él 😉

      Muchas gracias por tu comentario y por tus ánimos. ¡Un saludo!

      • Manuel says:

        Ese que ya no me atrevo a calificar como mío sirve casi únicamente para derecho de familia. En principio ese era su título “Diccionario de Derecho de Familia árabe-español”, pero insistieron en cambiarlo en la editorial. Para el resto de ámbitos jurídicos no sirve en absoluto. En mi ordenador ha seguido creciendo y creciendo, especialmente con terminología penal. He intentado que la editorial saque una segunda edición ampliada, pero ni me responden.
        Por otra parte, quisiera decir que el acceso online no implica necesariamente que estemos ante una obra terminológica o lexicográfica elaborada con metodología contemporánea (fíjate el Hans Wehr). Tiende uno a olvidarlo. Metolodología contemporánea es metodología de corpus, es decir, cuantitativa. La versión de mi diccionario más actualizada se ha ido ampliando con ese tipo de metología que en inglés es hoy imprescindible. Y esa es la razón de que busques algo en un diccionario inglés y lo encuentres, mientras que en árabe, como decía una compañera de clase, busques lo que busques siempre pone “onagra del desierto”. Un rollo gordo vamos…
        Echo en falta en vuestra relación referencia al diccionario de frecuencias de Buckwalter y Parkinson. Creo que para un aprendiz de árabe es imprescindible. Y hablando de Parkinson…: arabiCorpus es muy útil para buscar palabras en contexto; utilísimo.
        Si alguien tiene interés, intento ir colgando mis cosillas en http://granada.academia.edu/ManuelFeriaGarc%C3%ADa
        Bueno, parece que hoy he comido lengua…

        • Tony Galán says:

          Eso es cierto. Echo mucho en falta en todos los diccionarios de árabe que consulto información sobre uso (tanto frecuencia como ejemplos), pero supongo que como están las cosas tendremos que esperar a que se junte un individuo con ganas y otro con dinero para que veamos nacer un nuevo diccionario árabe-español que suponga un adelanto importante.

          Del diccionario de frecuencias he oído hablar pero no he tenido la oportunidad de usarlo. En cualquier caso no lo incluí porque la intención era hacer una relación de diccionarios en linea. Por cierto, hablando de diccionarios útiles, he visto aquí un tesauro de árabe muy apañado, organizado exactamente igual que el Roget’s Thesaurus. Lo edita Librairie du Liban Publishers (مكتبة لبنان ناشرون). Ahora no consigo encontrar la referencia en internet, pero en cuanto me lo compre te la añado aquí (tengo que ahorrar aún un poquito… jejeje).

          Por cierto, ¡qué descubrimiento el corpus! Daba por hecho que algo así no podía existir. Voy a toquetear e investigar, y luego le dedicamos un post, que lo merece. ¡Mil gracias!

          • Manuel Feria says:

            Bueno, pues si os va el tema corpus (más os vale), echad un vistazo aquí:
            http://www.comp.leeds.ac.uk/arabic/
            Por cierto, en la guía docente de la asignatura de grado de 4º curso que estoy ahoritita mismo elaborando para el año que viene os pongo entre los enlaces recomendados (junto con la ONU, ya te digo).
            Hasta otra.

            • Tony Galán says:

              ¡Uf! Este último link está cargado de recursos, ¿no? Me tomaré tiempo para revisarlo bien.

              Por cierto, el tesauro del que hablaba (ya lo compré), se llama كنز اللغة العربية, lo edita Librairie du Liban Publishers (مكتبة لبنان ناشرون): http://www.alkitab.com/2361.html

              Gracias por todo, por las referencias y por la recomendación a tus alumnos.

              ¡Un saludo!

  4. Gaurwraith says:

    Muy mufid !

  5. Tony Galán says:

    ¡Para serviros! Intentaremos seguir compartiendo enlaces e información útiles. Si tienes alguna sugerencia, no dudes en preguntar 😉 ¡Ánimo con esa licenciatura, superviviente!

  6. Alight says:

    ¡Qué maravilla de entrada! Me encanta el blog chicos. Para mí, estudiante casi licenciado, esto es una mina jaja.

  7. Tony Galán says:

    ¡Vaya! ¡Qué grata sorpresa! Un diccionario árabe-español, online, gratuito, devuelve resultados cuando escribes plurales fractos, con información sobre uso, en ocasiones da ejemplos y grabaciones… Por favor, que siga creciendo.

    Muchísimas gracias por compartir, lo añado al post ahora mismo.

  8. Abu Ilyás says:

    Una sugerencia: http://www.um.es/alqatra/ (Al-Qatra: Diccionario para estudiantes de árabe).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *